Bacterias y Microorganismos:

Bacterias y Microorganismos

Microorganismos patógenos:

Bacterias y MicroorganismosAlgunos microorganismos son capaces de penetrar y multiplicarse en otros seres vivos, a los que perjudican, originando una infección. Son los denominados microorganismos patógenos. Los problemas que causa una infección dependen:

  • Tipo de patógeno.
  • Modo en que se transfiere.
  • Dosis o concentración de patógenos.
  • Persistencia de los microorganismos.
  • Resistencia del organismo infectado.

El concepto de microorganismo es operativo y carece de cualquier implicación taxonómica o filogenética. Dado que engloba organismos unicelulares y pluricelulares no relacionados evolutivamente entre sí. Tanto procariotas (como las bacterias), como eucariotas (como los protozoos), una parte de las algas y los hongos, e incluso entidades biológicas acelulares de tamaño ultramicroscópico, como los virus o los priones. Estos últimos, generalmente no son considerados seres vivos y por lo tanto, no son microorganismos en sentido estricto. No obstante, también están incluidos en el campo de estudio de la microbiología.
Los microbios tienen múltiples formas y tamaños. Si un virus de tamaño promedio, tuviera el tamaño de una pelota de tenis, una bacteria sería del tamaño de media cancha de tenis y una célula eucariota sería como un estadio entero de fútbol.

Bacterias y Microorganismos

Los que causan enfermedades

Algunos microorganismos son patógenos y causan enfermedades a personas, animales y plantas. Con lo cual, algunas de las cuales han sido un azote para la humanidad, desde tiempos inmemoriales. No obstante, la inmensa mayoría de los microbios no son en absoluto perjudiciales. Más bien, hay bastantes que juegan un papel clave en la biosfera:

  • Al proporcionar oxígeno a través de las algas y cianobacterias.
  • Al descomponer la materia orgánica, mineralizarla y hacerla de nuevo accesible a los productores, cerrando el ciclo de la materia.

Sobre todo, la dosis de infección significa el número de microorganismos. Esta dosis es muy baja para los virus y protozoos parásitos. La persistencia de los microorganismos depende del tiempo viable, al no encontrarse en el huésped humano. Por ejemplo, las bacterias son generalmente menos persistentes, mientras que los quistes de los protozoos son los más persistentes.
Bacterias y Microorganismos

Medios de transmisión

Los jóvenes, personas mayores y enfermos de otras patologías, son los menos resistentes a las enfermedades. Por lo tanto, son más frágiles. Cuando una persona es infectada, los patógenos se multiplican en el huésped. El resultado es un supuesto riesgo de infección o enfermedad. No todas las personas infectadas por patógenos enferman. Las personas que enferman pueden contagiar y extender la enfermedad mediante: las secreciones y el contacto directo con las mucosas del infectado.

Bacterias y Microorganismos

Precauciones a considerar:

Con la llegada del calor, a falta de mar o montaña, las piscinas son el mejor sitio para refrescarse. Pero ¡OJO! Los vestuarios o duchas de las instalaciones, junto a las zonas de agua, son áreas peligrosas. Debido a que son espacios donde nuestro cuerpo tiene más posibilidad de estar en contacto con microorganismos. Sobre todo, hay que tener especial cuidado con el suelo de los vestuarios. Especialmente son zonas donde se elimina el sudor, tras el ejercicio realizado, y donde los microorganismos se mezclan. Especialmente con el calzado de calle.

Consejos

Por lo tanto, todas estas toxinas, si no se eliminan bien con la limpieza diaria, pueden convertirse en bacterias y hongos. Al ducharnos, esas toxinas se quedan en las duchas, suelos o en los mismos bancos del vestuario. Normalmente, estas instalaciones cuentan con una desinfección diaria a fondo, pero nunca está de más tomar precauciones extra.
Bacterias y Microorganismos en el gimnásio
Cuando utilicemos un vestuario de una instalación deportiva:

Bacterias y Microorganismos
Debemos llevar chanclas en las duchas públicas para evitar hongos.
  • Ducharse siempre después de cada actividad, especialmente los pies, son los que más sudan, secarlos muy bien sobre todo los espacios entre los dedos.
  • Utilizar siempre zapatillas de baño para evitar cualquier tipo de problema epidérmico. En el caso de olvido, es mejor ducharse con calcetines que arriesgarse a una infección.
  • Secarnos siempre en la zona de duchas y no frente a las taquillas donde nos vamos a cambiar.
  • Especialmente relevante y que no tenemos en cuenta es secar las zapatillas deportivas después de la práctica deportiva. Es importante que la humedad del interior de la zapatilla desaparezca antes de volver a calzarnos. Un truco es poner papel de periódico dentro, que es muy absorbente o echarle unos polvos de talco.

Especialmente relevante y que no tenemos en cuenta es secar las zapatillas deportivas después de la práctica deportiva. Es importante que la humedad del interior de la zapatilla desaparezca antes de volver a calzarnos. Un truco es poner papel de periódico dentro, que es muy absorbente o echarle unos polvos de talco.
En la piscina, lleva siempre que puedas las chanclas, debido a las llamadas conjuntivitis de piscina, debes de nadar con gafas para evitarlas y procura no prestar tu toalla.

Bacterias y Microorganismos
Muy aconsejable nadar con gafas para evitar conjuntivitis.

La desinfección:

Se realiza mediante una pulverización o nebulización con un producto germicida que ataca los microorganismos y bacterias que puedan estar en el entorno de piscinas, vestuarios, duchas…
La frecuencia de los procedimientos los valora el técnico responsable del tratamiento, sabiendo si se tratan de instalaciones como gimnasios, piscinas, gestores hoteleros…