Diagnóstico del problema de los Mosquitos – Culicidae:

 

Mosquitos - Culicidae
Mosquitos – Culicidae
Los Culicidae son una familia de dípteros nematóceros conocidos vulgarmente como Mosquito común. En algunas partes de América como Zancudos. Incluye, entre otros, los géneros Anopheles, Culex, Psorophora, Ochlerotatus, Aedes, Sabethes, Culiseta y Haemagoggus.

En la actualidad, existen un total de 39 géneros y 135 subgéneros reconocidos con algo más de 3.500 especies reconocidas. Hace imposible reflejar cifras exactas debido a:

  • El descubrimiento de nuevas especies.
  • Cambios en la sistemática.
  • Las dificultades en la aceptación de algunos taxones.

Biología:

El Mosquito común – Culicidae, es un insecto volador, que posee un cuerpo delgado y patas alargadas. El tamaño de los adultos varía según las especies, pero rara vez superan los 15mm. Las larvas y pupas se desarrollan en el agua. Su desarrollo atraviesa cuatro fases distintas: huevo, larva, pupa y adulto. La tasa de crecimiento corporal depende de la especie y de la temperatura. Por ejemplo, Culex tarsalis puede completar su ciclo vital en 14 días a 20 °C y en sólo diez días a 25 °C. Algunas especies, tienen ciclos vitales de apenas siete días y otras, en el extremo opuesto, de varias semanas. Las larvas de Ochlerotatus detritus se pueden desarrollar lentamente a bajas temperaturas durante más de un mes.

Larva de Mosquito común – Culicidae
Larva de Mosquito común – Culicidae

Localización:

Las larvas de Culícidos, se localizan en casi cualquier agua que se encuentre estancada durante al menos una semana. Desde el ecuador hasta casi el círculo polar ártico. Así pues, encontramos larvas en pantanos, marismas, canales, charcos, riberas de ríos, costas, agujeros de árboles, axilas foliares, interior de plantas carnívoras, bidones, cisternas y todo tipo de recipientes al aire libre. No es necesario que haya una gran cantidad de agua. En la mayoría de casos, una altura de 1cm de agua puede ser suficiente para completar su etapa larvaria.

Generalmente, los huevos quedan inactivos a temperaturas bajas o en periodos de sequía, esperando condiciones favorables para desarrollarse. Por ejemplo, los de los géneros Aedes y Ochlerotatus, suelen depositarlos en lugares propensos a inundarse. Como marismas, zonas inundables, recipientes o huecos de árboles, esperando mareas o lluvias que inunden sus hábitats.

Sus depredadores:

Tanto las fases de larvas, pupas y adultos, son depredados por una gran diversidad de organismos. Las fases acuáticas son atacadas por diversas especies de peces, larvas de escarabajos acuáticos, Notonéctidos y muchos otros insectos. Los adultos son depredados por arañas, libélulas, anfibios, aves, murciélagos, así como otros grupos de insectos.

Enfermedades:

Son vectores de enfermedades infecciosas. Con frecuencia no existen terapias curativas eficaces ni vacunas como en la fiebre amarilla, en el dengue y la malaria. Los esfuerzos para erradicarlas, a menudo eligen como blanco la exterminación de los vectores.
Se les ha combatido tanto en su fase larvaria como en estado adulto. Desecando zonas inundables o tratando con insecticidas sus focos de cría y lugares de reposo incluyendo casas. Estas actuaciones comportaron a menudo efectos secundarios ambientales más o menos graves. Actualmente, en la mayoría de países desarrollados, la lucha contra los mosquitos se basa en el control integrado y en especial en el control larvario usando bacterias tóxicas contra los mosquitos como es el caso de Bacillus thuringiensis varsraelensis.

Anopheles gambiae y Anopheles funestus son probablemente las especies animales que más muertes causan en humanos debido a la transmisión de la malaria enfermedad letal.
Aedes aegypti – Stegomyia es un mosquito que puede ser huésped del virus del dengue y el de la fiebre amarilla, así como de otras enfermedades.
En zonas endémicas el Mosquito tigre – Aedes albopictus es vector en la trasmisión de enfermedades como el dengue en América Central, del Sur y zona del Pacífico.
Culex pipiens, quizás el mosquito más común en Europa, es vector de una enfermedad actualmente emergente en Norteamérica, la fiebre del Nilo Occidental, aunque de presencia más antigua en el Viejo Mundo.